Carnaval Bahidorá: Entrevista con Lua Rivera.

Para nuestra serie de entrevistas con los artistas que se presentarán en el festival Bahidorá 2019, entrevistamos a Lua Rivera, artista que trabaja con textiles y materiales orgánicos, amante de la naturaleza y de los gatos. Lua nos contó un poco de los proyectos en los que está trabajando, qué la mueve, hacia dónde va, y por qué se considera salvaje, entre muchas cosas más.

 

Me comentas que estás trabajando en una pieza, ¿estás haciendo algo especial para el Bahidorá?

Es una pieza textil de 80×7 mts. aproximadamente. Se mueve con el aire, o bueno, interactúa con el viento y las corrientes que van pasando. Estará en la explanada principal.

¿Hay algo en particular que te inspire para hacer tu trabajo?

Siempre ha sido la naturaleza. Desde un principio fue trabajar con las formas, los procesos. De hecho, los mismos procesos me llevaron de regreso a trabajar como un animal. El crochet que tejo no es clásico, es más salvaje, justo porque sigo un patrón como el que hacen las aves. Lo que hago es recolectar nidos, objetos tejidos por animales, como los capullos; los analizo, hago dibujos y luego los amplifico. Mucho de este proceso tiene que ver con imitar la manera en que (las aves) trabajan, adaptándolo a mi escala. Por ejemplo, uso cuerdas de reciclado, o ropa de mano reciclada, pero también bambú o ramas. Estoy creando una técnica de tejido random, pero que al mismo tiempo te deja hacer hacer patrones y tejidos muy fuertes y ligeros.

¿Los gatos te inspiran?

¡Más bien me gustan un chingo los gatos! (risa).

Vi tu Instagram, y hay varias fotos donde aparecen gatos, pensé que podrían tener una importancia mayor que los demás en tu trabajo.

Normalmente siempre tengo un animal que es mi supervisor, que es mi gato blanco que aparece (en mi Instagram). La última vez me pasó algo muy chistoso en Taiwán porque fui a trabajar a un parque nacional, y por lo general siempre se me acerca un animal, esa vez fue una garza que estuvo con nosotros todo el tiempo. Estas instalaciones que hago al aire libre son justo para dialogar con el medio ambiente y los animales que están ahí, la pieza no sólo es para el ser humano, sino para el espacio.

¿Hay algo más que te inspire? ¿Tal vez otras artes, algún sentimiento, experiencia?

Me inspira que se está volviendo más multimedia e interdisciplinario el medio en el que me estoy moviendo. Por ejemplo, una de mis superhéroes es Neri Oxman, ella es arquitecta, y empezó a hacer trabajos mixtos con diseñadores y científicos, o con compañías de diseño tanto como con compañías que fabricaban químicos, laboratorios, y todos estos experimentos que inician con una curiosidad sobre la naturaleza, llevan a muchos artistas a colaborar, y es de donde nuevas disciplinas emergen. Probablemente es por que la misma naturaleza es así. Eso por una parte, porque del otro lado está David Attenborough, un documentalista que empezó a filmar a las aves del paraíso, y que ayudó a crear esta corriente de documental de naturaleza, donde antes eran solo archivos; él trajo la narrativa, la música, la fotografía. Todas estas colaboraciones nos ayudan a crear mundos nuevos.

 

 

Tu trabajo está enfocado en instalaciones en espacios al aire libre, ¿hay algún lugar donde podamos encontrar alguna de tus piezas?

Ahora mismo si vas a Taiwan (suelta una carcajada), está la pieza que hice para el festival de Guandu, estará un año en exhibición. El arte in situ funciona en un momento y después caduca, no puede ser permanente. Por eso trabajo con materiales orgánicos, así se puede degradar la pieza.

Aparte de personas, y dado que te gusta tanto la naturaleza, ¿hay algún lugar en particular que te mueva?

El lugar que me mueve o me inspira, es el lugar nuevo a descubrir, me considero parte de un grupo de exploradores de la naturaleza (ríe animosamente). Es como el paraíso por descubrir, siempre hay un lugar nuevo, el mundo es tan grande.

¿Algún lugar al que visitarás próximamente?

¡Si! Tengo Islandia, para noviembre o diciembre, y también para noviembre vamos al Paricutín, para el Festival de Arte de la Tierra Volcán Paricutín, a trabajar cerca del volcán. ¡Es mucho trabajo duro!, de las disciplinas artísticas, creo que escogí la que es más talachera, no se porqué, algo así entre albañil y costurero (ríe a carcajadas).

¡Suena a mucho trabajo! ¿Crees que el trabajo duro es parte de tu arte, que sea una satisfacción?

Sí, trabajar así es parte de una meditación, también por eso me gusta tejer, con todo acto repetitivo, en silencio o con un mantra, se genera una meditación, también mientras tejo, me ayuda a pensar en los siguientes proyectos.

Entonces tu propio arte es parte de tu proceso de vida.

Sí. Además tejer toma mucho tiempo. ¿Sabes?, es como cuando tu abuelita te hace una, mmm, ¿cómo se llaman?

…¿Una chambrita?

(ríe fuertemente) ¡Exacto!, o una bufanda, un chalequito o un suéter, y sabes que se tardó un montón, y cuando te da ese objeto, más que el valor de lo bonito que pueda estar, se queda guardado el tiempo, y a veces el objeto sí es muy precioso y dices, wooow, abue, ¡gracias!, y simplemente lo guardas porque está todo ese tiempo ahí y es como Marcel Duchamps le podría decir, es ese espíritu que deja la gente en el objeto, por simplemente haber convivido tanto tiempo.

Bueno, pues ahora que vaya al Bahidorá, estaré viendo tu trabajo, esperando charlar contigo, creo que fue una entrevista muy amena.

¡Sí! Y gracias a ti por apoyarme y sobre todo por esta super buena entrevista, yo creo que ha sido la más “jugosa”, hiciste las preguntas más intensas.

Gracias Lua, nos estaremos viendo en el festival.

¡Gracias a ti! ¡Lleva mucho repelente y bloqueador!

 

 

Asegúrense de asistir al festival Bahidorá para que puedan ver lo que tiene preparado para ustedes, y encuentren todo acerca de Lua en sus diferentes sitios y redes sociales, aquí:

Sitio oficial

Instagram

Facebook

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *