Sembrador a la puesta de sol. Van Gogh


“Sembrador a la puesta de sol” de Vincent Van Gogh.

 

Vincent Van Gogh
Vincent Van Gogh

 

“El sembrador a la puesta de sol”, obra de Vincent van Gogh, de 1888, con unas dimensiones de 32 x 40cm, en Museo Van Gogh, Ámsterdam – Países Bajos.

Escucha Nocturne op. 9 No. 2 mientras lees.

 

El 21 de febrero de 1888 llega a Arlés, al sur de Francia. Primero se instaló en una habitación situada en el Hotel-Restaurante Carrel, por la que pagaba cinco francos diarios; esto sobrepasaba sus posibilidades económicas y además el espacio era muy reducido para tener su taller.
No hay duda que Van Gogh quedó decepcionado por Arlés durante sus primeras semanas allí. En busca del sol, Vincent la encontró inusualmente fría de nieve. Esto debe haber sido descorazonador para él, puesto que dejó a todo el mundo que conocía para buscar calidez y renovación en el sur. Aún así, el duro clima fue corto y comenzó a pintar algunos de los trabajos más preciados de su carrera.

sembrador van gogh

Van Gogh comenzó a pintar en 1880 después de muchos años de hacer dibujos en carboncillo. De hecho, no fue hasta 1888 que dejó de esbozar cada cuadro con un dibujo al carbón primero. Su formación en el dibujo hizo que muchos de sus primeros cuadros se determinaran en base a un patrón específico que se iniciaba con una “c” que dibujaba en algún lugar del centro del lienzo.

220px-Van_Gogh

Entonces, él dibujaba líneas verticales con colores cálidos como el amarillo alrededor de la “c”, seguidas por líneas verticales fuera del centro con colores fríos como el azul, escenas que nos recuerden a Millet, tan estimado por el holandés en su juventud. La figura del sembrador casi se inserta entre los tonos de la tierra mientras al fondo un resplandeciente y amarillento sol preside la composición.

Arte Indie

El uso de Van Gogh del color representaba la emoción de una escena desde su perspectiva. Una gama de tonos anaranjados a su alrededor, motivando la aparición de sombras coloreadas – en tonos azules y malvas – que recuerdan al Impresionismo. La pincelada es muy suelta, trabajando con rapidez, apreciándose la textura del óleo claramente, lo que provoca un mayor acercamiento hacia el espectador. En la zona del sol emplea una serie de trazos radiales al círculo plano para obtener mayor luminosidad.

El día de hoy se encuentra en nuestra fotografía de portada de arteindie.com, la imagen expresa un sol muy radiante como el que podemos ver los que estamos cerca de la línea del Ecuador, es bueno que prestemos atención a la historia de cada obra para que conozcamos, porque si conocemos tenemos de qué hablar.

Fuente: elpoderdelarte1

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas