Coma después de interrogación.

El rechazo al presente por un pasado imaginado, la nostalgia.

¿No crees que la nostalgia hace tu día?
Detalles, detalles, detalles, me la he pasado repitiendo estos días en mi mente, ¿qué es la realidad?, una percepción de nuestros sentidos, el ser humano, una mezcla de evolución y genética; con ésto doy la introducción al lenguaje de hoy, comunicación, ¿quién la entiende?, nadie, cada quien entiende lo que se le da su encabronada gana. Si la luz de las estrellas llega a nuestros ojos mucho después de ser emitida, ¿pasa lo mismo con nuestra recepción de mensajes?, quizá, entonces no entendemos la realidad al momento, quizá la información no llega a tiempo a nuestro cerebro, formamos parte todo el tiempo de la no realidad, y necesitas primero “presionar el botón de OFF” para darte cuenta de ésto.

Siempre hay un rango de no llegada, como la paradoja de la bala, que al medir diez metros su distancia hacia el atacado (Porque una bala siempre ataca), siempre tiene una mitad de distancia, así valla al metro 5, aún su mitad es 2.5, y al ir al 2.5 su mitad será 1.25 y así infinitamente. ¿Me entiendes?, a tu gusto, como tú tomas la percepción de éstas cosas.

El rechazo al presente por un pasado imaginado, la nostalgia.

Somos seres nostálgicos, ¿de dónde viene?, ¿de la evolución? Ése fue el tema de conversación de el último fin de semana. En la antigüedad los humanos matábamos animales por instinto, por necesidad de alimentación, hoy en día el instinto ha cambiado, vamos al centro comercial a comprar carne (Los vegetarianos y veganos no, sólo queso y verduras {respectivamente}), entonces ¿dónde queda el instinto animal que pertenece al ser humano?, hoy en día éste trabaja todo el día, se alimenta de basura procesada, el trabajo siempre ha existido, ley de la física FUERZA = TRABAJO, siempre para existir y comprar, la moneda es comunicación; sin embargo, ¿qué haces día a día para permanecer al instinto?, en tiempos pasados la gente seguía sus instintos, el ser humano siempre ha sido influenciado por el dominio, eso es natural, un hombre dominante puede mover cientos de gente con su palabra y su carácter. ¿A dónde vamos con ésto?, a la nostalgia, como cuando un ser humano se siente identificado por un suceso bélico, o por un suceso de amor, inmediatamente sentimos la nostalgia, el sentimiento que nos inspira a llevar el día con ésta sensación, y así transcurre nuestro día, queriendo formar parte del pensamiento de nuestros antecesores, tomando una faceta diferente día con día según nuestras inspiraciones, es allí donde hablo de la genética, tantos cruces ha habido de nuestros genes, convirtiéndolos en mestizaje, podríamos tener una micro parte en nuestro ADN de algún personaje histórico, como Hitler, así mismo como de otro personaje que revolucionó al mundo, siendo mezcla de otras personalidades de tiempos muy remotos. Todo esto va resumido con la comunicación, y la forma en que los seres humanos entendemos día con día la percepción de los actos de los demás y la nostalgia que con la evolución va cambiando y va haciendo un desmadre de emociones en nuestra raza.

En conclusión, somos producto de la comunicación y de la evolución, de creaciones y pensamientos del pasado, donde la nostalgia, estará allí, hasta el fin de nuestra especie, estamos condenados a ello. – )’: –             – — —

Instinto es comer para vivir, instinto es reír, instinto es reproducirse, instinto es amar.

Coma después de interrogación
Coma después de interrogación

Dice RAE

Ortografía de los signos de interrogación y exclamación.

A diferencia de lo que ocurre en otras lenguas, los signos de interrogación y exclamación son signos dobles en español, como los paréntesis o los corchetes. Por tanto, es incorrecto prescindir del signo de apertura en los enunciados interrogativos o exclamativos:

¿Quién le ha llamado? (no Quién le ha llamado?).         

¡Qué prisa tienes! (no Qué prisa tienes!).

Por otra parte, después del signo de cierre de interrogación o exclamación se puede escribir cualquier signo de puntuación salvo el punto:

¡Ah!, olvidaba darte esto.

¿Han terminado ya de preparar la mesa?

—¿Qué vamos a comer? —preguntó.

Cuando los signos de cierre (? !) constituyen el final del enunciado, la palabra que sigue se escribe con mayúscula inicial.

¿Dónde está el restaurante? Olvidé mirarlo en la guía.

¡Qué frío! Coge el abrigo y la bufanda.

fuente: éstaveznofueARIAL

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas