La vida no tiene sentido.

La vida no tiene sentido

La vida. Hace mucho que no estaba tan nostálgico, cambiar de ciudad puede ser duro cuando tienes una vida estable, el querer ser más, el querer buscar nuevas experiencias, el querer conocerlo todo y no morir sin vivir.

¿Quién no ha tenido un amor? La sensación de la oxitocina que nos recorre por todo el cuerpo y nos hace sonreír como tontos. Hay gente que se dedica toda su vida a buscarla, otros buscan esa droga en objetos como un coche, un trabajo, dinero, etc. Sin embargo no saben que ésto no tiene sentido, es una utopía ser feliz, ¿Será así, o yo nunca he sido feliz?.

A mi edad de 24 años (Ahora tengo 25, soy terriblemente más viejo) compartí casa con 2 roomies de 23 años (Lo sigo haciendo) y conocí a sus compañeros que se quejaban de su estilo de vida diciendo cosas como “¿Por qué ya no me siento igual que hace unos años?” “¿Por qué no siento la electricidad en mi cuerpo?” “¿Por que la resaca me derrumba todo un día si aún estamos en los años 20’s?”, claramente, ¿Es por la edad o nuestro cambio de vida a la vida real?. Las presiones, el est[*]rés, el tener que sacar debajo de la manga un plan de vida cuando conocemos una chica linda, el conducir por la ciudad con un tráfico catastrófico para ir a un empleo que no nos gusta, nos ha hecho que vivamos la vida más rápido, y que sin darnos cuenta se acerca pronto fiestas de disfraces y posteriormente las fechas donde uno se emborracha por el nacimiento del mesías.

Pero bueno, ¿Ésto qué tiene que ver con el tema principal?, pues sí, que no tiene sentido, la vida, eso que está ahí cada que contestas tu teléfono en el mensajero, eso que pasa mientras estás en el baño, eso que olvidas cuando juegas videojuegos; si decides irte por el dinero y trabajar toda tu vida, lo terminarás gastando en una casa en el planeta tierra, o en cientos de crudas, o en placeres, para qué, para luego irte sin nada.

Paciente: Entonces Dr. ¿Cuál es mi medicamento?

Doctor Sarmiento: Que le valga todo mi estimado, mande al carajo sus presiones, véndalo todo y lárguese de la ciudad.

¿Crees volver a sentir esa sensación de comer un helado cuando tenías 9 años?

Se puede, y la solución es evolucionar, des-evolucionando. Porque hoy en día casi todo está hecho. Nos hace falta:

Cortar más flores de los campos.

Vivir el verano mojado.

Reír como tonto.

Terminar el día sin batería corporal.

Escuchar más blues.

Bailar en la calle con tu pareja.

Ver por horas cómo cae la lluvia.

Dejar tu trabajo.

Cuidar el ambiente.

Escribir.

No pedir popote.

Tomar café.

Acariciar mascotas ajenas.

Tener sexo todos los días.

Enamorarte de la gente (No muerde, no es tan mala).

Tomar decisiones equivocadas.

Caminar y perderte.

Quedarse a dormir en casa de un amigo.

Fumar solo en la oscuridad.

Entrarle a lo natural.

Saber que la vida tiene que terminar en algún momento.

Enviar cartas.

Jugar en el suelo con un niño sin pensar en el qué dirán.

Componerle una canción a la chica más linda de tu selva.

 

Y muchas cosas más creo yo. Que pueden ir saliendo mientras des-evolucionamos, porque será la única forma de que vuelva la felicidad a nuestras calles, sin tantos coches, sin tanto trabajo, sin tanta gente malhumorada, todos fuimos niños y queríamos ser bomberos, astronautas, barrenderos, albañiles, camioneros.

Y ahora que somos más conscientes, ¿Por qué no hacemos lo que nos gusta?.

Por el #quédirán…

La vida no tiene sentido, como éste texto.

*Soy un humano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas