Hay que ver el cine de Anna Muylaert.

Un recorrido por la carrera de la reconocida directora brasileña Anna Muylaert, cuyas películas abordan las tensiones sociales en su país.

Por Christian Sida Valenzuela / 25 noviembre 2016

Anna Muylaert arteindie

Anna Muylaert / via: pipocamoderna

‘’El personaje de Jéssica muestra lo que queremos en todas las jóvenes: una postura frente a la vida con autoestima, mostrando fuerza y capacidad para salir adelante con éxito.’’ Dilma Rousseff.

Dilma Rousseff se ha referido en más de una ocasión a lo que el personaje de Jéssica (en la cinta ¿A qué horas regresa?) representa en el contexto brasileño actual. Las políticas de inclusión y educación comenzadas por el gobierno de Lula da Silva y continuadas por Dilma, en las regiones tradicionalmente no favorecidas de Brasil, dieron por resultado a jóvenes como Jéssica. Anna Muylaert, cineasta brasileña, filmó en el 2013 ¿A qué horas regresa?, un guion que le tomó 20 años realizar, hasta que las verdaderas Jéssicas existieran; esas Jéssicas son las jóvenes brasileñas tradicionalmente rezagadas y que hoy estudian en las Universidades, encuentran trabajos mejor remunerados, que salen adelante.

¿A qué horas regresa? es el tercer largometraje de la directora paulista (ninguno estrenado en México), y con el cual se dio a conocer internacionalmente, obteniendo el premio del público en el Festival de Berlín en el 2015 y logrando colarse en las 9 cintas en lengua extranjeras pre-seleccionadas para competir en los finalistas de los premios Oscar. Su filme más maduro, fue de la mano de los cambios sociales que ha tenido el gigante sudamericano y que la cinta retrata magistralmente en la imagen de una joven mujer.

En ¿A qué horas regresa? Anna Muylaert nos lleva a un tema recurrente en el cine Latinoamericano: la relación del empleador y sus empleadas domésticas (el cineasta chileno Sebastián Silva usó este tema para la excepcional cinta La Nana, 2009). En ¿A qué horas regresa? se nos cuenta la historia de una mujer quien ha sido empleada doméstica en una casa de una rica familia en Sao Paulo por más de 20 años, desde que dejó su pueblo natal y a su hija Jéssica para buscar un mejor futuro. Dos décadas después, ella espera la llegada de su hija, quien continuará con sus estudios superiores en la gran ciudad brasileña. El conflicto comienza cuando Jéssica llega a la casa donde su madre trabaja y debido a su educación y mirada crítica, no puede compartir ese estilo de vida -del superior y el subordinado- además, por esas mismas políticas de inclusión, Jéssica y el hijo de la familia adinerada compiten por entrar a la misma universidad.

La directora y guionista Anna Muylaert, es una de las artistas brasileñas más conocidas por apoyar a Dilma, y ¿A qué horas regresa? sirvió a Dilma para mostrar los cambios positivos, antes de su destitución histórica (el 1 de septiembre el ‘impeachment’ terminó con el mandato de la primera presidenta mujer de Brasil y con 13 años de gobierno de su partido).

Anteriormente Anna Muylaert había realizado dos largometrajes. Su primera cinta, llamada Discos Durval (2002), se convirtió en un filme de culto para los aficionados de la música brasileña y de artistas como Chico Buarque o Caetano Veloso y esa ola de música brasileña de los años setenta. Discos Durval narra la historia de una niña perdida por las calles de Sao Paulo, quien termina en una tienda de discos de colección, administrada por un joven de nombre Durval y su madre, quienes felizmente adoptan a la niña, a sabiendas de que sus padres la buscan; de manera casi fantasiosa, ellos harán lo imposible para no regresar a su hija a su familia, creando una comedia de enredos. En su momento Discos Durval fue un pequeño hit para el cine independiente brasileño.

Ocho años le tomaría a Anna Muylaert realizar su segundo largometraje Prohibido Fumar (2009), con el que logró una mayor resonancia internacional (Prohibido Fumar tuvo un recorrido por más de 100 festivales internacionales) y donde pudo contar con la participación de la muy reconocida actriz brasileña Gloria Pirés, quien interpreta a una mujer soltera, de cuarenta y tantos años, quien vive una vida aburrida como maestra de guitarra, con malos estudiantes, hasta que a su edificio se muda un hombre soltero, similar en edad y guitarrista de bares. Su relación comienza exitosamente, hasta que él le confiesa que no resiste el humo del tabaco, y ella, fumadora compulsiva, tratará de dejarlo sin mucho éxito.

El éxito de ¿A qué horas regresa? lograría que su siguiente largometraje, Madre solo hay una (2016), solo esperara un año para su realización. Estrenada este año en el Festival de Berlín, Madre solo hay una cuenta la historia de Pierre, un joven de diecisiete años que ha sido informado por la policía que fue su madre, con quien ha vivido toda su vida, quien lo robó al nacer de un hospital. Por su edad, Pierre es forzado a vivir con su familia natural, quien ha vivido casi dos décadas en la búsqueda de su hijo perdido. En Madre solo hay una, Muylaert nos lleva al centro de la familia que obtiene lo que siempre buscó, a su hijo, pero que al tenerlo no lo aceptan como es. Pierre vivió en una familia de clase media, gusta del rock, es bisexual, se pinta las uñas, pero su familia natural es todo lo contrario a él: conservadora y adinerada. Ambos se enfrentan a una lucha constante por aceptarse como son. Mientras Pierre no puede ajustarse a una vida que él nunca buscó.

Los cuatro largometrajes de Anna Muylaert comprenden la diversidad de la directora como artista, su mayor fortaleza; Muylaert se traslada magistralmente de la comedia a temas sociales, siendo la ciudad de Sao Paulo -su ciudad natal- el único punto de unión en toda su obra. Dentro de América Latina tristemente su obra solo viene a demostrar que mientras los cineastas de nuestros países triunfan en el resto del mundo (Madre solo hay una ya tuvo su estreno en salas en Holanda y Francia y ¿A qué horas regresa? fue estrenada comercialmente en más de diez territorios, ninguno de ellos latinoamericano) transita poco por nuestras latitudes.

fuente: letraslibres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas