Me comí un ácido el fin de semana y ésto fue lo que ocurrió.

Me comí un ácido el fin de semana y ésto fue lo que ocurrió.

ácido

Ácido. Hace dos fines de semana quedé con mis roomies de pasar una noche psicodélica. Decidimos comprar 3 de 250 microgramos, uno para cada quien, creímos que nos iban a dar gato por liebre por el precio, pero don Heisenberg nos prometió que era de fiar y que nos iba a dar una experiencia única, le creímos porque esa noche no teníamos plan, mas que quedarnos en casa y tomar cerveza hasta quedarnos dormidos.

Eran las 12 y aún no llegaba el repartidor de pizza, yo ya llevaba 2 cervezas y aún no habían llegado las tierras prometidas, llegaron unas visitas a pasar la noche con nosotros y nuestro plan de consumir se nos fue de las manos.

Sin embargo a las 3am llegó nuestro encargo, pero decidimos que era algo tarde para disfrutar la sustancia, yo decidí esperarme al siguiente fin de semana.

Decidí no forzarme para no tener un bad trip.

Una chica de esa reunión me dijo que jamás lo había usado, pero que si algún día lo usaba lo iba a hacer cuando ella se sintiera muy bien. Yo ya lo había usado anteriormente, pero jamás tuve una experiencia tan fuerte, pero de cierta forma influyó para no hacerlo al “tontazo”.

Ese fin de semana me sentí con algo de adrenalina, pero estaba decidido en usarlo, llegué de mi trabajo y mi roomie me dijo: “Ya métete eso, te estás tardando”; prometió guiarme y cuidarme en mi viaje.

Puse el papel en la lengua, como decía en el instructivo y lo pegué en mi paladar, me fui a mi cuarto y puse música suave, eran las 8:30 pm y a las 9:30 aún no sentía nada.

Era mi sugestión, empezaba a ver cosas que mi cabeza creía que se veían con LSD, era sólo mi imaginación, porque no sabía lo que estaba por venir, después, a las 10pm, las formas del mantel se comenzaron a mover, como si fueran sanguijuelas, la habitación se comenzó a hacer gigante y allí me dije, “Ésto está comenzando”. Ahora sí, me sentía como si algo tomara control de mí, comencé a sentir que el tiempo no tenía sentido y ahí comenzó el viaje.

El trip.

Estaba en mi habitación, había transcurrido una hora y media después de que me comí el papel, ahí empezó el trip, puse el primer video que apareció en YouTube con la palabra visuales, cientos de túneles se podían observar dentro del monitor, aún nada tan fuerte, luego apareció el video Love & Theft, donde cientos de caras animadas aparecían en la pantalla, ahí fue donde mis sentidos recobraban los lados oscuros de mi alma, las caras tenían algunas formas aterradoras, se hacían más grandes y se salían de la pantalla en ocasiones, La Simpática Demonia tomó todos los controles de mi cuerpo y después de ver esas formas automáticamente me acosté en mi cama, cerré los ojos y veía cientos de paisajes surrealistas con colores muy vivos, ahí me dije: Es aquí el sitio que visitó Dalí para crear la Persistencia de la Memoria. el paisaje estaba derretido, y me hubiese gustado saber de pintura para dibujar la obra que vi en mi mente, aún con los ojos abiertos no podía ver algo fuera de lo normal, cosa rara fue cuando aparecí sentado en mi sofá sin darme cuenta, en tan solo un parpadeo, ahí pensé que el haber estado en mi cama tan sólo había sido una alucinación mía. Apagué la luz y sólo se veía el brillo de mi PC, las paredes estaban de color morado oscuro, y al ver el reloj, sólo habían pasado 10 minutos después de las 10, entonces escribí donde pude para no olvidar, sin embargo una fuerza muy grande no me dejaba escribir, tomaba mi mano y la movía de forma que las letras parecían derretidas, escribí:

El tiempo no tiene sentido,

El tiempo es sólo un concepto,

La vida es demasiado real, hay que

d

i

s

t

o

r

s

i

o

n

a

r

l

a

.

La Persistencia de la Memoria.
La Persistencia de la Memoria.

Cada respirar era sumamente lento, cada respirar duraba 1 millón de años y podía ver cómo los planetas se alineaban miles de veces en mi cuerpo, aparentemente fui y volví a mi cama cerca de unas 5 veces, cada que iba a mi cama mi cuerpo entraba en paisajes surrealistas, primero estuve en un cráter lunar, veía el foco de mi cuarto como un cuerpo celeste, y mi cama tenía una curvatura en la cual yo usaba como cuna lunar, me levante, las paredes eran gigantes y parpadeaban en colores morados, amarillos y rosas, aún no había nada fuera de lo “normal”. Aparentemente tomé el control de mi cuerpo y ahora sí me acosté consciente, sentí que estaba en un mundo de peluches, donde todo era suave, sentía un enorme mundo de placer en mi cuerpo, estaba completamente tranquilo, cerré mis ojos y pensé que me había quedado dormido, entré en otra dimensión, el efecto se hacía cada vez más fuerte, era una dimensión en forma de caricatura, se me otorgó una misión, en mis manos tenía los controles de una nave espacial, tenía que rescatar a la princesa, viajé de planeta en planeta en busca de ella y nunca la encontré, salí de la nave y volví a mi cuarto, que era gigante, también yo me hice gigante y veía pequeñas dimensiones ancladas en la habitación, intentaba tocarlas pero no podía, caminé un poco, sentía una gran adrenalina e incluso algo de vértigo. miré hacia mi puerta, me acerqué y vi a una mujer hermosa, me acerqué a ella, y era la princesa de la misión, me acerqué y se desvaneció, y por las orillas de la puerta comenzó a entrar música psicodélica, la verdad no sé si mi mente la inventó o si alguno de mis amigos se acercó a la puerta para viajarme psicodélicamente, nunca lo supe, sólo sé que esa música te envuelve cañón. Quise quitarme de ese trip y puse mi canción favorita de piano, Rhapsody in Blue de George Gershwin, pude observar todos los sentimientos que tenían esa melodía, desde alegres hasta muy tristes. Sólo hice un cateo sobre la canción y en eso apareció Strawberry Fields Forever de The Beatles, la canción pasó a mis entrañas y me di cuenta que esa canción me tiene muy marcado, vi un campo de fresas hecho en caricatura donde yo podía caminar libremente, todo el playlist que creé en Spotify titulado LSD lo elegí inconscientemente en el mundo real para darme ese viajesote.

Strawberry Fields Forever
Strawberry Fields Forever

Antes de terminar la última canción mencionada, sentí como una fuerza increíble me invitó a desnudarme, quité cada una de mis prendas y caminé hacia el baño, me sentía liberado, me vi en el espejo, mis ojos estaban 100% pupilares, me había convertido en un alien, siguiendo así, caminé hacia la regadera, mi cuerpo no sentía el frío del aire, encendí la regadera e intenté meterme al agua, pensando que tal vez estaba muy caliente, como pude me metí, estaba dentro de otra burbuja de placer, pero entonces observé mis pies desnudos y ahí entró parte de un mal viaje, veía mis pies desgastados, cayendo las gotas suavemente, pensé, ¿En qué me he convertido? miré el desagüe, tenía moho, era asqueroso, pero mi baño estaba limpio, eso pude observarlo durante el viaje, terminó la parte normal de canción y pasó al lado psicodélico de SFF, donde se escuchan instrumentos al revés, quedé atrapado con eso como una mosca, de ahí siguió una canción que seguramente todos querrán escuchar en ácido, de The Beatles, A Day in a Life, en esa canción, el cuarto de regadera se hizo extremadamente grande y yo desnudo me convertí en un viejo, me hice pequeño y abarqué solamente la esquina de la ducha, me convertí en un feto viejo y sentí cómo el miedo recorría mi cuerpo, allí sentí un enorme escalofrío recorriendo todo mi cuerpo, el desagüe se hizo gigante y por un momento pensé que jamás saldría de ese viaje. Me armé de valor y salí de la regadera, sentía un frío muy extraño, me fui desnudo a la cama donde me estaba esperando Lucy in The Sky of the Diamonds, literalmente ¡vi a la chica de ojos de calidoscopio!. Al terminar esta canción volví al sillón convencido de que todo ésto había pasado, entonces se puso otra de mis canciones favoritas, que guardan un gran número de nostalgias, la cual es mi secreto, sentí cómo me convertí en un navegante del mar, viejo, sentado fumando un cigarrillo, es ahí donde llegó una historia de amores y costas a mi cabeza, se creó una historia que luego voy a escribir para mostrárselo al mundo, de momento no lo diré.

Después de crear esa historia a mi cabeza, llamaron a la puerta, era mi roomie, diciendo “Hey amigo, acompáñame al súper, quiero que veas las luces de la ciudad“, no sabía si era verdad, mi cuerpo convertido en un náufrago que perdió todo el conocimiento de lo que era tratar con humanos decía que no fuera, sin embargo decidí ir a la aventura.

Yellow Submarine
Yellow Submarine

Salimos a la calle, él parecía cuerdo, me contó que el otro roomie se fue a una fiesta a Tlajomulco, cosa que era bastante extraña porque él siempre salía con nosotros, comencé a pensar que ésto no era real, entonces caminábamos por la calle, todo se veía tan claro, las luces de las montañas se veían espectaculares, mi amigo se veía muy alegre y demasiado radical, yo me sentía como si apenas hubiera llegado al mundo. Entramos al mini-súper, él tomó del anaquel sus cervezas y vi cómo un policía psicodélico me veía con odio y sin compasión, y se acercaron otros amigos de la calle y me dio un viaje muy malo, de temor a los humanos, pensé que yo era la persona más extraña del lugar y que todos me observaban, como pude le dije a mi roomie que me llevara a casa y eso hicimos, fuimos de vuelta. Encendimos una luz color morada y el cuarto quedó con un ambiente sensual a la mirada, morado y negro, yo me iba comiendo una tutsipop durante el camino y sólo sentía como si a la paleta le sangrara miel de cereza. Una ola de placer es comer golosinas. De ahí mi amigo puso música de Cerati que jamás hubiera comprendido sobrio, Bocanada, se escuchó la frase “Se abren al aire vacíos que dos no pueden respirar, para desvanecerse, alargando el después, trayectoria sin final“, ahí comprendí completamente esa frase, era lo que me había pasado en el viaje en mi cuarto, donde pude ver todos los detalles de las cosas al detener el tiempo. Mi amigo me hablaba de las cosas tan pequeñas que hay en la existencia y mi cabeza estaba llena de ideas, pero mi boca no podía hablar, él dijo “Entiendo, a veces el lenguaje no puede expresar algunas cosas“.

John Lennon me había dicho que “Nada es real” entonces empecé a pensar que eso que me estaba ocurriendo tal vez era solo mi imaginación y que yo seguía tirado en el cuarto, completamente ácido.

Después del ambiente morado en el que me encontraba llegó mi otro roomie de su fiesta, ahí la realidad tomó sentido, me dieron una cerveza y me invitaron a una fiesta que había cruzando la calle, lleno de universitarios fumando y tomando, me excitó la idea y decidí ir, así perdido de la razón, pensé que tal vez todos estarían igual.

Caminamos a la fiesta y yo parecía un bicho raro, pero la fiesta estaba muy iiinnnttteeennnsaaa y por supuesto, radical.

Contacto
Contacto

Entré, me mezclé entre la gente, cada contacto que tenía con las chicas, era muy sensual, parecía que todas las chicas querían conmigo, eso sentía, era un fiesta típica, subí hasta el último piso, donde había una terraza, todos los locos estaban ahí. Pero quise bajar a explorar mejores placeres. Encontré a unas chicas extranjeras y sin tapujos comencé a bailar con ellas, ellas me aceptaron, pero quise hacerlo con alguien en especial y me rechazó, sentí el peor rechazo del siglo, pero la fiesta seguía, me acerqué a otros compañeros y los efectos se estaban bajando, sólo me sentía muy ebrio, tuve que ir al baño y desahogarme, en el retrete.

ácido

Pareció que ésto me dio más energías, salí y sin ningún motivo fue algo agresivo con una chica, diciéndole que yo tenía muchas cosas que contarle al mundo y que no me interesaba su estúpido viaje a París, a ella le gustó y comenzó a contarme que era de Vallarta, ahí pensé que a la gente le gusta que seas sincero, seguimos platicando, se fue, ya eran las 3am, quedaban en su mayoría hombres, algunas chicas dentro de la casa, la que me rechazó por cierto, no quería acercarme a ella, entonces decidí volver a casa con mi roomie, subí a mi cuarto y puse música de nuevo, volví a pensar que tal vez eso no había sido real, ya que yo quería pasar esa noche en casa.

No podía dormir, eran las 5am. Bajé al piso de abajo y no había nadie, mis amigo no existían, me sentí muy confundido y salí a la calle, donde las luces se veían apagadas, me asomé a la fiesta y ya no había nada, mi cabeza no lograba entenderlo, volví a casa y llegaron mis amigos, ahí respiré, tocamos un poco de guitarra con distorsión y delay y sentí que era un dios de la guitarra, incluso agarré algunas ideas para mis próximas canciones, después me sentí devastado y me fui a dormir, porque al día siguiente tenía ensayo con una banda que me acababa de invitar como bajista…

…Y bueno entre todo ésto hay algunas otras cosas que preferiré guardarme…

Al siguiente día, la gente era muy extraña y comencé a pensar que todos se mueven debido al trip que traen en su cabeza.

Puedo decir que el ácido me hizo entender cómo funciona la mente, y que no hay percepción de tiempo. Además de que tengo que cambiar algunas cosas en mi vida.

OBSERVA MÁS LOS DETALLES.

fuente: lavida

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas