Y en la sección de nutrición: Mitos sobre las grasas.


Mitos sobre las grasas.

Por Lic. Karen Alexis Hernandez

Grasas
Grasas

No todas las grasas son perjudiciales y, de hecho, algunas resultan esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. Las últimas investigaciones han restituido a estos nutrientes el importante papel que juegan en el mantenimiento de la salud e incluso, del peso adecuado.

Las grasas buenas.

Grasas Buenas
Grasas Buenas

Las consideran como grasas buenas, porque son beneficiosas para el organismo, se encuentran básicamente en tres tipos de ácidos grasos, omega3, omega6 y omega9.

Los omega3 se encuentran fundamentalmente en alimentos silvestres, sin procesar y en muchos pescados. Sus beneficios para la salud son múltiples; previenen las cardiopatía ms, algunos tipos de cáncer, enfermedades cutáneas, inflamatorias, pulmonares y regulan la presión arterial y en los últimos estudios se ha puesto de manierismo la relación entre su ingesta y la reducción del riesgo de desarrollar Alzheimer.

En cuanto a los omega6, las grasas de este tipo están presentes en aceites naturales vegetales prensados en frío, aun que con moderación, la ingesta regular aparta beneficios tales como favorecer el correcto funcionamiento del metabolismo renal y regulación hormonal, ayudan a prevenir la osteoporosis y reducen el riesgo de desarrollar enfermedades como cardiopatía y ciertos cánceres.

Los omega9 están presentes fundamentalmente en los aceites de girasol alto oleico y en el de oliva y tienen como principal propiedad elevar los niveles sanguíneos de colesterol bueno, otro de sus beneficios es facilitar la digestión, ya que aumentan la secreción de los jugos digestivos y de los ácidos biliares.

Todas están grasas beneficiosas se pueden encontrar en una serie de alimentos que ademas, son compatibles con las dietas de adelgazamiento como el pescado azul (salmon,sardina,boquerón,atun) y las semillas de linaza, calabaza y cañamo, aguacate, y aceites vegetales como de girasol, sésamo y uva.

Las grasas malas.

Grasas Malas
Grasas Malas (Deberíamos de censurar esta imagen).

En cuanto al tipo de grasas perjudiciales, conviene evitar las saturadas, que en su mayoría son de origen animal, aunque hay algunas de tipo vegetal. Es importante consumirlas en la menor cantidad posible ya que nuestro hígado las convierte fácilmente en colesterol y de ahí que su consumo elevado este directamente relacionado con un aumento de las posibilidades de sufrir enfermedad cardiaca.

Donde se encuentran

Como carnes rojas, embutidos, productos lácteos y hasta en grasas saturadas de origen animal, como el aceite de coco y palma, presentes en muchos productos de bollería industrial.

Y las peores son las grasas trans o parcialmente hidrogenadas pues estas son las que se añaden a los alimentos para mejorar su perdurabilidad, la textura y el sabor.

Nutrigenómica

6

Según la revolucionaria ciencia, la nutrigenómica (encargada de estudiar como los alimentos “les hablan” a los genes) existe una íntima relación entre los genes y las distintas grasas, que una grasa en particular sea saludable o no, depende en gran medida de la clase de información que esta comunica a los genes. Las grasas “buenas” transmiten  mensajes de salud y perdida de peso, las grasas “malas” comunican mensajes insalubres, que contribuyen al aumento de peso.

Dame like en Facebook

Lic. Karen Alexis Hernandez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas